viernes, 4 de agosto de 2017

Rutas y consejos para viajar en autocaravana por España

REDACCIÓN VIAJES - 4 AGO. 2017

Muchas son las posibilidades del turismo de costa y de interior en autocaravana. Lo importante en todas es que el camino es el destino y que están repletas de sorpresas culturales, paisajísticas y gastronómicas.
Viajar en autocaravana es una forma única de entender el viaje: la libertad alcanza su auge, el destino forma en cada curva un motivo para viajar y el descanso o la parada se toma su tiempo por capricho. España ofrece los contrastes de todo un continente en un solo país, desde la playa asturiana hasta la alta montaña pirenaica, viviendo la sierra malagueña o el Levante español menos conocido. Estas son cinco rutas ideales para el verano con la casa a cuestas.

El Navia, Asturias y Lugo


Una ruta que promete ser inolvidable acompañada del deporte, la playa y la gastronomía. Norte puro lleno de paisajes y buen clima a través del majestuoso río Navia, que se abre paso desde la lucense Piedrafita hasta el Cabo de San Agustín. A lo largo de 160 kilómetros de trayectoria se podrán descubrir los secretos mejor guardados de las tierras asturianas, como O Grandas de Salime, el museo etnográfico de Pepe El Ferreiro o El Parador de Salime, que ofrece una panorámica de ensueño.

De nuevo en la carretera se pasa por San Emiliano, Pezos, Gío, Lantero y Doiras, en el concejo de Boal donde también hay un embalse en el que disfrutar de un buen pote asturiano. Apto para los amantes de los platos de cuchara y siesta. Antes de llegar a la desembocadura del Navia, merece la pena ver Serandinas con su afición al kayak y el famoso pantano de Arbón, santuario para los aficionados a los deportes naúticos. Los lugares para acampar son numerosos e incluso hay una zona municipal, cerca de los astilleros de Armón.

Una vez en el Navia, se puede disfrutar de un entorno privilegiado donde darse un baño. Algunas de sus playas más espectaculares son la del Moro, o la de Barayo, rodeada de gran valor ecológico y paisajístico.


A lo largo de 160 kilómetros se pueden descubrir los secretos mejor guardados de las tierras asturianas.

El valle del Tormes


En el cruce entre la carretera N-502 que une Ávila y Arenas de San Pedro, y la C-505 se encuentra la Venta Rasquilla, famosa por su patatas revolconas y el lugar donde se puede empezar a recorrer los pueblos más conmemorativos de Gredos. Los amantes del senderismo tienen aquí rutas de referencia y todo el trayecto entre la montaña y el río se convierte en una invitación a los aficionados al turismo ecuestre.

También merece la pena subir por los pequeños pueblos deshabitados como La Navasequilla, Horcajo de la Ribera o Lastra de Cano. Y así es como se llega a El Barco de Ávila, la capital comarcal, donde sus judías son tan famosas como sus murallas, el puente románico o la iglesia gótica de la Asunción. Cualquier pueblo permitirá pernoctar con la autocaravana durante una o dos noches.

Tierras del Maestrazgo


Una tierra de historias, artesanos y pueblos de postal con arquitectura de piedra, madera y barro que desafía lo conocido, se trata de una zona sorprendente para cualquier época. Si se empieza por Teruel, se encontrarán pueblos cuyas calles son auténticos miradores y para los que van buscando senderismo es ideal La Cañada de Benatanduz. La belleza de los pueblos interiores siempre ha sido verdadera, como en Cantavieja, que presume de su Plaza Porticada, formada por unos sublimes arcos ojivales, al lado de la iglesia de la Asunción, la Plaza del Concejo y la iglesia de San Miguel.

Hay que pasar por Alcañiz, con un impresionante casco histórico, y visitar el Parque Cultural del Maestrazgo. Un sitio donde se mantienen las tradiciones y donde disfrutar del Sendero de Gran Recorrido GR-8, con fascinantes paisajes. También del recorrido de las Grutas de Cristal de los Molinos o aprovechar con la bici los caminos señalizados y fuertes desniveles. El atractivo más fuerte lo encontramos en Galve, donde vivieron en otros tiempos los dinosaurios que han dejado sus huellas petrificadas en el barro. El broche final lo encontramos en la Matarraña, la Toscana de Aragón, un lugar perfecto para disfrutar de buena comida y paisajes de postal.

El Valle del Boí


Este es uno de esos idílicos valles del Pirineo leridano rodeado de arroyos, torrentes y bosques frondosos con sus vigilantes cumbres nevadas. La entrada natural al valle es El Pont de Suert, un importante cruce de comunicaciones. Un poco más arriba, se encontrará la desviación que da paso a las pequeñas carreteras que ascienden hasta las grandes joyas del románico catalán, que aspiran ser Patrimonio de la Humanidad.

Estas mismas carreteras nos llevan hasta la estación de montaña de Boí Taüll, donde todo tipo de deportes tienen lugar, desde el piragüismo hasta el parapente. Un poco más arriba el Balneario de Calles de Boí, famoso por sus fuentes termales y sus "estufas", es una de las mejores paradas y en sus cercanías las autocaravanas son bien recibidas.

La carretera principal nos lleva al Valle de Arán, donde lagos glaciares se encuentran iglesias románicas que dejan con la boca abierta a más de uno. Es territorio para el regocijo en el Parque Nacional de Aigües y Estany de Sant Maurici, con una fauna de alta montaña que han hecho conocida la zona, con sus castores, nutrias y águilas doradas.

  El Valle del Boí se localiza en el Pirineo leridano.

La Axarquia malagueña




El refugio de moriscos y bandoleros. La Axarquía comprende las tierras al sureste de la provincia de Málaga, un lugar perfecto para desviarse de las carreteras principales y apreciar la maravillosa naturaleza que supera al urbanismo salvaje. Un buen punto de inicio puede ser la Venta de Alfarnate, la más antigua de Andalucía. Esta venta tiene el prestigio en sus fogones y los buenos manjares como las migas, la morcilla, el mono en manteca y los famosos "huevos a lo bestia".

Con el estómago lleno se pude disfrutar de una siesta o conducir luego por El Borge, típico pueblo pequeño y encalado, de empinados escalones. La Axarquía es paisaje en estado puro, con lomas suaves y llanuras donde se cruza por bellas laderas de pueblos como Frigiliana, Sedella, Salares o Corumbela. Las playas de la comarca son tan conocidas como sus aguacates, nísperos y chirimoyas. Se puede elegir un lugar donde descansar desde el Rincón de la Victoria hasta las calas de Maro.

CONSEJOS PARA ALQUILAR UNA AUTOCARAVANA
Uno de los mayores fabricantes de autocaravanas de Europa, Erwyn Himer Group, nos facilita alguna de las pautas esenciales a la hora de organizar nuestras vacaciones sobre ruedas:

Modelo


En el mercado del caravaning se encuentra básicamente cuatro tipos de vehículos. El modelo camper es el que proporciona más libertad de movimiento, ideal para surfistas. La capuchina adapta un espacio sobre la cabina del conductor como dormitorio, para familias o grupos de hasta 6 personas. La integrada es semejante en diseño a un autobús y optimiza todo el espacio. Por último, la perfilada elimina el saliente encima de la cabina y tiene buena relación calidad-precio.

Velocidad

Recuerda que el límite de velocidad para autocaravanas es de 90 km/h en carreteras convencionales y de 100 km/h en autovías y autopistas.

Estacionamiento

Basta con saber que solo puedes acampar en lugares permitidos como campings y aparcamientos específicos para autocaravanas pero el estacionamiento es igual que el de un coche.

Desechos

Nunca está de más recordar que los desechos tanto de la ducha, como del lavabo y del fregadero se deben vaciar en lugares habilitados para ello. Los procedentes del water se almacenan en tanques y para su evacuación hay que buscar un sumidero o un desagüe de PVC.

Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario