miércoles, 12 de agosto de 2015

Sobre cuatro ruedas hacia la felicidad

El mundo de las autocaravanas ha experimentado un gran crecimiento en los últimos años y León no se ha quedado atrás, con el crecimiento de las áreas de descanso y la apertura de un taller donde te camperizarán.


12/08/2015
No existe vínculo alguno que establezca ningún tipo de atadura entre tu vida y un lugar fijo donde desarrollarla. El aire roza tu cara y silva por las ventanillas entreabiertas de un vehículo de grandes dimensiones en cuyo interior se esconde toda una vida. El sol cae y se esconde tras las cortinas de una puerta que aunque el blindaje lo haya dejado olvidado por innecesario, aporta una seguridad que va mucho más allá de la simple integridad física.
Los relojes están parados por inútiles, el volumen de la música está pausado, esta vez no tienes ningún pensamiento que acallar, solamente estás tú, tu vehículo y kilómetros de carretera a la espera de que los surques con quien más merezca la pena que monte en tu casa.
El área de Ribaseca ofrece todos los servicios necesarios para el caravanista, desde supermercado hasta taller de bricolaje. - DL
El área de Ribaseca ofrece todos los servicios necesarios para el caravanista, desde supermercado hasta taller de bricolaje. - DL
Casa de cuatro ruedas, escasos metros cuadrados y la sensación de libertad impregnada en cada una de sus paredes. Se presentan en diferentes tamaños, precios y condiciones. Pueden ser aparentemente simples furgonetas o caravanas, pero en realidad su utilidad da un paso más allá para convertirlas en hogares.
Hogares que cada vez más personas tienen en su haber. Tan solo en el primer semestre de este 2015 se vendieron un total de 1.418 autocaravanas, tantas como en todo el año anterior. Si la cifra impresiona poco, quizá lo hace más el saber que en España actualmente hay más de 235.000 personas poseedoras de una caravana.
De todos los precios, tipos, características y adaptadas para las necesidades de sus dueños, estas casas rodantes han dejado de ser exclusivas de hippies para convertirse en una de las opciones más viables para la época estival, tanto por la libertad que aporta como por el ahorro económico que supone.
Sin embargo, más allá de que finalmente el usuario se haya lanzado en masa hacia la práctica del caravaning, las ciudades también se han visto obligadas a adaptarse para poder hacerse cargo de sus necesidades, como León demuestra.
La provincia alberga varias áreas de descanso repartidas por Astorga, Boñar, Cistierna, Pobladura de las Regueras, Ponferrada, Posada de Valdeón, Riaño y Valencia de Don Juan. Pero también en la capital, donde podemos encontrar dos localizaciones diferentes.
La primera de ellas, perteneciente al Ayuntamiento de León, se ubica en la Avenida Peregrinos número 5, y ofrece seis plazas gratuitas aunque el resto son de pago. Abierta todos los días del año es apta para la pernocta y posee una toma de agua justo en el centro del aparcamiento y vaciado de aguas negras al otro lazo de la calle. Frente al centro comercial, permite visitar tanto la Junta de Castilla y León como el hostal San Marcos con tan solo dar unos pasos y, por un paseo más largo, te lleva a saludar a la majestuosa Pulchra.
La segunda de las opciones no se encuentra tan céntrica, ya que está situada en Ribaseca —junto al polígono industrial de Onzonilla—, concretamente a seis kilómetros de la ciudad de León. Carlos Álvarez explica que este área de descanso es «como un camping en pequeño, prácticamente a medida para que las autocaravanas descansen en un recinto cerrado, con todo lo que un autocaravanista europeo puede pedir». Con tarifas desde los 15 hasta los 25 euros, este área ofrece una amplia variedad de servicios, entre los que destacan los vehículos de cortesía para trasladar a los viajeros, área de limpieza, aparcamientos cubiertos, un salón social, un merendero y hasta un taller de bricolaje, entre otras muchas cosas. Recibe cerca de 1.200 visitantes anuales, de los cuales el 80% son europeos, principalmente de Alemania y Holanda, mientras que el 20% restante son españoles, especialmente vascos y catalanes.
El caravaning es un nuevo mundo lleno de oportunidades, aire fresco, carretera y, por encima de todas las cosas, una gratificante sensación de libertad.
Miriam Badiola
Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario