PREMIOS "EA" 2021 - UTILICE NUESTRO FORMULARIO
PARA PRESENTAR SU CANDIDATURA PULSANDO SOBRE ESTA LÍNEA


* Los Premios "EA" en la revista On Road Magazine. Pulsa aquí *
MATRÍCULA IMHO 0400001

VISITA E INGRESA COMO VOLUNTARIO SOLIDARIO EN LA
INTERNATIONAL MOTOR-HOME ORGANIZATION - WWW.IM-HO.ORG
¡ TE ESPERAMOS !

martes, 24 de diciembre de 2019

En furgo por la vida

Hacer rutas en autocaravana es una forma de conocer mundo que cada vez suma más adeptos y que, en el caso de España, cuenta con una multitud de opciones 


De la Costa da Morte a las playas de Cádiz, pasando por el Valle del Jerte y el litoral valenciano, hay tantas maneras de viajar como personas existen en el mundo y, para muchos, la carretera es la mejor página en blanco donde escribir sus aventuras. 

Cómo sumar esos kilómetros es otra cuestión; una elección personal en la que cada vez más trotamundos apuestan por la autocaravana y que ahora cuenta con ayuda extra en forma de guía. 

Tercer título de la colección Nómadas de GeoPlaneta, Viajar por libre, 50 rutas en furgo por España, de Pedro Madera, es una obra imprescindible para los amantes del caravaning. Un tipo peculiar de turismo que empezó a ganar popularidad en la década de los 50 y 60, aunque en la actualidad esté tan de moda, y que permite viajar en total libertad, unificando vehículo y casa, con la posibilidad de cambiar de planes sobre la marcha. 

La cultura furgo continúa hoy sumando adeptos, y no solo en el territorio nacional, en el que las rutas plagadas de riqueza natural, arquitectónica y gastronómica abundan. El gran exponente de esta práctica se localiza en países como Alemania, donde el número de autocaravanas en uso ronda el medio millón; Francia e Italia, con más de 250.000;y el Reino Unido, en el que la cifra supera las 200.000 unidades. 

En esto tiene mucho que ver que es una experiencia al alcance de todos los bolsillos, tanto si se apuesta por la compra o el alquiler. Y es que, descubrir rincones únicos en su interior puede ser algo inolvidable y, a la larga, adictivo. 

TITULOIMAGEN
Galicia-La Coruña 
Costa da Morte: Tierra de faros 

De Malpica a Finisterre, la ruta que recorre esta parte de Galicia está plagada de faros y hórreos, acantilados y verdes praderas, curvas de infarto y sobrecogedores atardeceres. Y es que, no hay tierra que mejor se preste para un buen viaje en furgoneta, sin prisa pero sin pausa y con la certeza de volver a encontrar la belleza del esplendor de la hierba, que el lugar donde los antiguos creían que se acababa el mundo. Punta Nariga, faro Roncudo, Laxe, Camariñas, Muxía, Finisterre... son el escenario perfecto si se quiere vivir una auténtica road movie en autocaravana. En total, 134 kilómetros para deleitarse e ir en busca de las mejores puestas de sol y las evocadoras atalayas luminosas que salpican toda esta zona del noroeste de España. Malpica de Bergatiños es un buen punto de inicio. Primer puerto ballenero de la Comunidad, hoy sigue siendo un centro destacado de pescadores, además de contar con una de las playas más limpias de la región.

TITULOIMAGEN

Aragón-Zaragoza 
Las Cinco Villas: Valles, ríos y bosques 

En la comarca de las Cinco Villas, formada por más de 30 pequeñas poblaciones con joyas medievales por doquier y una oferta de senderos naturales y gastronomía inmensamente rica, el reto consiste en recorrerla en furgoneta y no sucumbir a todas las rutas que invitan a pasearla a pie, en bicicleta y a caballo. En ella, el viajero puede dejarse llevar por el embrujo de la frontera norte de Zaragoza, en un itinerario de 130 kilómetros integrado por bellos municipios como Sos del Rey Católico y su extenso patrimonio cultural; Un castillo, con el conjunto monumental más importante de Aragón; Sádaba, y su famoso castillo; y la capital de la comarca: Ejea de los Caballeros. Antes de culminar el recorrido, es imprescindible poner rumbo a las Bárdenas Reales que, aunque ya se localizan en territorio navarro, permiten disfrutar de un paisaje que no deja indiferente. El punto final llega al entrar en Tauste, un pueblecito donde la historia toma protagonismo. 

TITULOIMAGEN

País Vasco-Guipuzcoa 
De Getaria a Francia: Entre pescadores 

Con todo su encanto, ningún pueblo de la costa guipuzcoana tiene mayor poder de convocatoria que Getaria. Un enclave cuyas casas trepan por la colina, en el que los barcos descargan cajas de pescado y en el que, en temporada de traineras, los jóvenes entrenan sin descanso. La siguiente parada puede ser San Sebastián, para deleitarse de los placeres de la ciudad, como pasear por al Concha, degustar sus pintxos y dar un paseo por el mercado de la Bretxa. Así, una vez tomado el pulso a la urbe, lo ideal es visitar Pasaia, con su recomendable ruta a pie por el monte Ulía, Pasajes, cruzando la bahía en un barquito típico vasco, y Lezo, para conocer su notable casco antiguo. Las siguientes paradas serían el monte Jaizquíbel, Fuenterrabía y las vistas de la bahía de Txingudi y, como no podía faltar, Hondarribia. Fundada en 1203, es una ciudad amurallada con coloridas casas de pescadores. La ruta culmina en la frontera con Francia.

TITULOIMAGEN

Cataluña-Gerona 
La Costa Brava: Tras los pasos de Dalí 

La mejor manera de llegar a la costa desde Gerona es evitar la autopista AP-7, para disfrutar de unas carreteras locales con estampas dignas de postal. Los paisajes de la región parecen salidos de un cuento, salpicados de masías que emergen como pintadas en un lienzo, caminos de cipreses que dan la bienvenida al viajero y kilómetros de asfalto perfectos para disfrutar de la conducción. Todo para conformar un pequeño paseo siguiendo los pasos del genio del surrealismo Salvador Dalí y su peculiar manera de entender la vida, que invita al paso obligado por tres joyas locales: Púbol, Figueras y Cadaqués. Todas imprescindibles en la vida del excéntrico artista e ideales para una escapada camper sin prisas de 116 kilómetros que culmine en el Cabo de Creus, el punto más oriental de la Península. Un promontorio abrupto y rocoso de casi 700 metros de altitud que se alza sobre el mar, formando un paraje declarado Parque Natural.

TITULOIMAGEN

Extremadura-Cáceres 
Valle del Jerte: Castaños y cerezos 

Plagada de juderías y salpicada por la huella que dejaron en la zona los caballeros templarios, la mejor manera de disfrutar de la belleza de la ruta por el Valle del Jerte es acceder a ella por su vecino Valle del Ambroz. La primavera es la estación ideal para combinar ambos parajes, aunque el otoño es espectacular en éste último. La puerta de entrada a este viaje es Hervás, con su Castañar Gallego, al que sigue la visita a Baños de Montemayor, con su calzada y sus termas romanas. El siguiente tramo de carretera conduce al viajero por el puerto de Tornavacas, emulando a los pastores trashumantes, en un camino sinuoso que discurre entre los bancales donde se cultivan cerezos, castaños y robles, y que deja a ambos lados de la carretera hermosos pueblos marcados por la arquitectura popular. Entre ellos destaca Cabezuela del Valle, Navaconcejo, Cabrero, Valdastillas y Casas de Castañar, hasta llegar a Plasencia y su imponente casco histórico.

TITULOIMAGEN

Andalucía-Málaga 
Antequera: Cobijo de bandoleros 

De Ardales al dolmen de menga, el interior de Málaga esconde tesoros naturales y arqueológicos que intoducen al visitante en una especie de viaje iniciático hacia mundos fantásticos. Una experiencia de 99 kilómetros que comienza entre la serranía de Ronda , la depresión de Antequera y el valle del Guadalhorce. Allí se encunetra el famoso Caminito del Rey, una garganta mágica que se abre paso entre las paredes del desfiladero de los Gaitanes. Tras esta experiencia, lo mejor es seguir camino hacia los Campillos, uno de los muchos pueblos blancos que cuelgan en la serranía de la región. Este enclave marca el inicio de la zona de humedales y alberga, para deleite de los amantes de la arqueología, la necrópolis de las Aguilillas, un cementerio de más de 4.000 años de antiguedad. El camino continua rumbo a Antequera, el dolmen de Menga y alcanza su cénit al final, con el paraje del Torcal, un museo natural dominado por la roca. 

TITULOIMAGEN

Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario