RELACIÓN DE NOMINADOS A LOS PREMIOS "EA" 2019



* Los Premios "EA" en la revista On Road Magazine. Pulsa aquí *
MATRÍCULA IMHO 0400001

VISITA E INGRESA COMO VOLUNTARIO SOLIDARIO EN LA
INTERNATIONAL MOTOR-HOME ORGANIZATION - WWW.IM-HO.ORG
¡ TE ESPERAMOS !

domingo, 17 de marzo de 2019

El camping de autocaravanas de Málaga cuelga el cartel de completo

El auge de esta forma de viajar es tal que sus gestores se ven obligados a rechazar hasta 20 peticiones diarias durante el invierno, que es la temporada alta


Ignacio Lillo

IGNACIO LILLO - Málaga


Vista aérea del 'camping' de autocaravanas de Málaga, que estos días está lleno. /Ñito Salas
Vista aérea del 'camping' de autocaravanas de Málaga, que estos días está lleno. / ÑITO SALAS


La idea de dos amigos, autocaravanistas veteranos, se ha convertido en un negocio próspero, que se ve obligado a colgar el cartel de completo cada día durante la temporada alta, que, en este mercado, al contrario de lo habitual, discurre en invierno. El 'camping' de autocaravanas Área Málaga Beach nació una noche hace algo más de dos años. «Estábamos en Tarifa y nos dijimos: 'hay que ver que no haya nada en Málaga para que la gente que viene de Europa tenga un sitio de un nivel alto para poder estar», relata Francisco Jiménez, copropietario del negocio. 

Aquello fue la típica frase de «no hay narices de hacerlo nosotros, y aquí estamos», sonríe. En realidad, esto es un negocio secundario para ambos, que se dedican a otras profesiones (Jiménez es empresario del sector aeronáutico). «Todos los 'hobbies' que se hacen con mucho amor y cariño salen bien, porque están bien enfocados». Tanto es así que este servicio ha recibido los dos principales premios europeos del sector. «Queríamos diferenciarnos: hasta ahora las áreas eran como una especie de 'parking', pero pensamos en lo que nos gustaría que nos dieran a nosotros cuando llegamos a un sitio, y ese fue el concepto de empresa». 

El núcleo de la plantilla lo componen cinco personas que hablan otros tantos idiomas, y todos los clientes reciben una presentación de 15 minutos donde se le entregan planos de Málaga, información de autobuses, taxis, alquiler de coches y recomendaciones en La Cala. Y es que, aunque pertenece a la capital, el recinto está a sólo unos pasos de este núcleo de Rincón de la Victoria. 

Alemanes y franceses son los clientes más habituales, y llegan a pasar hasta dos meses

El resultado es un pequeño pueblo de unas cien autocaravanas, con plazas normales y de 'long body' (a partir de ocho metros de longitud); y servicios de agua potable y luz, vaciado de aguas grises y negras y reciclaje de basura. Además, ofrece tienda ecológica con productos malagueños, un espacio para masajes y un bar. Las tarifas rondan los 10 a 12 euros por vehículo y día. «Muchos llegan para pasar unos días o una semana, y al final se quedan uno o dos meses seguidos, porque Málaga enamora». Recalca que la parcela pertenece a la capital, y de hecho la han denominado área Málaga Beach, para potenciar el destino de la ciudad, que es muy atractivo. De hecho, ya empiezan a tener clientes que repiten. 

Una práctica en auge 

A lo largo del año pasan por allí entre 3.000 y 4.000 autocaravanas, con un público formado por parejas de jubilados en invierno y familias con niños en verano. Para favorecer la movilidad, aunque algunos traen sus propios coches y motos, el recinto ofrece bicis gratuitas y, próximamente, también patinetes de alquiler. 

Turistas toman el sol a las puertas de su autocaravana.


Turistas toman el sol a las puertas de su autocaravana. / ÑITO SALAS


Desde diciembre a abril es su temporada alta, pues es cuando los viajeros retirados de toda Europa llegan buscando las buenas temperaturas invernales del sur. En algunos casos lo hacen a bordo de auténticas mansiones rodantes de más de 300.000 euros, y en su circuito habitual está el litoral andaluz, que compite con otros puntos del sur del continente y el norte de África, sobre todo, Portugal y Marruecos. Muchos de los residentes que se encuentran en las instalaciones en el momento del reportaje están en mangas cortas y bermudas, como si fuera pleno verano. 

Alemanes y franceses suman el 50% del mercado, y la otra mitad se la reparten nórdicos, ingleses, belgas y holandeses, en «una pequeña UE». Al contrario de lo que se pudiera pensar, el empresario destaca que es un público con un poder adquisitivo alto. «La gente cree que la autocaravana es un mercado barato, que no gasta, cuando es absolutamente incierto, todos hacen fuera al menos una comida al día; van a la compra, alquilan coches… es prácticamente como el de un hotel, y está en auge, con crecimientos año tras año». 

Tanto es así que durante el invierno hay colas, y llegan a rechazar hasta 20 vehículos diarios por la falta de capacidad. Pero, al hilo, advierte de que estas puntas sólo suceden durante cuatro meses (de diciembre a abril), mientras que en verano baja bastante y el lleno se produce sólo los fines de semana y en agosto, por la feria, gracias al mercado nacional. 

Esta forma de viajar es también un ejemplo de respeto por los animales. Muchos autocaravanistas llegan con sus mascotas, sobre todo perros, y además se da la coincidencia de que la que tienen justo delante es la única playa donde está permitido que estos corran libremente en todo el litoral de la ciudad. 

Como se puede ver, el mundo de las autocaravanas es una alternativa creciente de turismo, pero también una oportunidad de negocio para Málaga y la Costa del Sol.



Bernarda invirtió sus ahorros en una autocaravana. /Ñito Salas
Bernarda invirtió sus ahorros en una autocaravana. / ÑITO SALAS


Entre la mezcla de conversaciones, casi siempre en alemán y francés, a las puertas de las autocaravanas en el área Málaga Beach, se escucha una en español. Procede de dos de los tres residentes malagueños que viven allí de manera casi permanente. Bernarda tiene una vivienda en la capital y tras jubilarse decidió invertir su plan de pensiones en un pequeño vehículo-hogar, que comparte con su perra. «Aquí estoy más a gusto que en mi casa, todo el día viendo la televisión», afirma con una sonrisa. 

Junto a ella está Manuel, divorciado, que se ha mudado cerca de donde viven sus hijas. «En vez de entramparme por un dineral me he comprado una y vivo más feliz», explica. «No es lo mismo levantarte y desayunar al sol frente al mar», añade ella. Otro punto importante para Bernarda es la cercanía a la playa donde están permitidos los perros, por lo que puede pasear con la suya sin que le llamen la atención. Y subraya que el resto de campistas son muy tolerantes con los animales. 

«Es un estilo de vida que hay que llevarlo dentro, no ser materialista y tener un poco de sangre 'hippie', pero la calidad de vida que te da esto no tiene precio», afirma Manuel. Otro aliciente, a su juicio, es que todos sus vecinos son extranjeros y hay un gran respeto y «cero ruidos». «Es como una comuna donde todo el mundo se ayuda, cuando alguien me dice que le da pena que viva en una autocaravana le respondo que tengo un apartamento a 20 metros del mar». Él también la usa en sus desplazamientos por motivos de trabajo a otras ciudades, «como los caracoles». 

Muchos de sus vecinos del norte de Europa vinieron de paso y se han quedado durante varios meses. «Casi todos son jubilados, que viven de forma muy cómoda, con pensiones nórdicas y caravanas de lujo. Aquí están como reyes». 

Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario